Últimas recetas

El chef Scott Crawford deja Umstead y abre dos restaurantes

El chef Scott Crawford deja Umstead y abre dos restaurantes


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El chef Scott Crawford está buscando aventurarse por su cuenta y abrir dos nuevos restaurantes en el área de Raleigh, Carolina del Norte.

El chef Scott Crawford, chef ejecutivo nominado por James Beard en el hotel Umstead de cinco estrellas y con calificación de diamantes AAA en Carey, Carolina del Norte desde 2009, ha anunciado que dejará su puesto para formar su propio grupo hotelero y abrir dos nuevos restaurantes en Raleigh, Carolina del Norte. Crawford se ha asociado con John Holmes de Hobby Properties para abrir dos nuevos restaurantes: Standard Foods y Nash Tavern bajo Nash Square Hospitality Group. Standard Foods, que se inaugurará este otoño, es un híbrido de restaurante / tienda de comestibles que ofrece comida sureña progresiva que se supone que establece el estándar para la comida en Raleigh. Nash Tavern, un restaurante americano moderno, seguirá en 2015.

"Estoy orgulloso de mis logros en la buena mesa en propiedades de lujo durante las últimas dos décadas, y me siento especialmente privilegiado de haber podido formar un equipo tan talentoso en The Umstead", dijo Crawford en un comunicado. "Estoy emocionado de construir sobre mis propias ideas, desde cero, y de perseguir conceptos que creo que son particularmente relevantes e integrales para nuestra comunidad".

Standard Foods, que se inaugurará a principios del otoño, contará con toques modernos de comidas reconfortantes sureñas, como sopa de fresa fría con yuzu y jalapeño, conejo frito con succotash y carrilleras de cerdo con pimientos en escabeche y mostaza de albaricoque.

Joanna Fantozzi es editora asociada de The Daily Meal. Síguela en twitter @JoannaFantozzi


Receta: Farmers & # 039 market frittata

Western Wake Farmers 'Market en Cary abre con su horario ampliado el sábado por la mañana. Estará abierto desde las 8 a.m. hasta el mediodía. ¡Aquí tienes una receta deliciosa que puedes preparar con ingredientes comprados en el mercado!

Mercado de agricultores Frittata

Ingredientes:

  • 1/2 libra de papas amarillas sin pelar, cortadas en trozos de 1 pulgada
  • 1/2 libra de espárragos, cortados en 1 pulgada de largo
  • 1/2 taza de tomates uva
  • 2 1/2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 6 huevos grandes
  • 1/4 taza de leche
  • 4 oz de queso de cabra
  • sal y pimienta para probar
  • pizca de pimienta de cayena (opcional)

1. Primero enjuague las patatas, los tomates y los espárragos. Cocine al vapor las papas hasta que estén tiernas, durante unos cinco minutos, luego déjelas a un lado.
2. Caliente 2 cucharadas de aceite y la mantequilla en una sartén para horno de 10 pulgadas a fuego alto. Agrega las papas, sazona con sal y pimienta. Mientras se cocinan las patatas, puedes preparar los huevos.
3. En un tazón grande, bata los huevos con leche, sal, pimienta y una pizca de pimienta de cayena si desea un poco de picante.
4. Cuando las papas estén doradas y crujientes, retírelas con una espumadera y encienda el fuego a medio-bajo. Agregue los espárragos y saltee hasta que estén tiernos pero crujientes, aproximadamente dos minutos. Agregue los tomates y saltee dos minutos más, luego aplanar los tomates un poco aplastándolos con una aleta de goma o una cuchara de madera.
5. Remueve las papas y vierte la mezcla de huevo. Desmenuza el queso de cabra encima, presionando los trozos ligeramente para que se incruste en la mezcla de huevo. Reduzca el fuego a bajo y cocine hasta que los bordes comiencen a endurecerse, pero la parte superior aún esté líquida, aproximadamente siete minutos. Coloque un plato plano grande sobre la sartén e invierta la frittata en el plato. Agregue el aceite restante a la sartén y deslice la frittata nuevamente. Cocine hasta que el fondo esté dorado, aproximadamente tres minutos. Deslice la frittata en un plato grande y córtela en gajos.

¡Esto es lo que está sucediendo en el mercado en abril!

  • Sábado, 7 de abril: Western Wake Farmers 'Market se "abrirá" para su cuarta temporada el sábado. El horario volverá de las 8 a.m. al mediodía. ¡Más de 40 vendedores ofrecerán una amplia variedad de productos frescos de temporada, carnes, mariscos, quesos, huevos, panes, dulces, artesanías y mucho más! Junto con la Pascua, el mercado albergará un día de mercado con temática de huevos con actividades para niños que incluyen una maceta para hacer su propia cáscara de huevo y una búsqueda de huevos de Pascua. Whole Foods Market of Cary estará en la carpa educativa ofreciendo recetas y muestras con huevos del mercado de agricultores y otros productos locales. Stevan Jackson acompañará al mercado en la carpa musical. También estará disponible pintura facial de LynneSue Fisher.
  • 14 de abril: Advocates for Health in Action (AHA) estará en la carpa educativa promocionando el programa What's On Your Plate? poner en pantalla. Andrew Robbins estará en la carpa musical.
  • 21 de abril: La campaña del 10% de Carolina del Norte junto con Cary Dinner Fairy estarán en la carpa de educación y Kyle Scobie tocará en la carpa de música.
  • 28 de abril: el chef Scott Crawford del restaurante Herons en The Umstead Hotel and Spa presentará deliciosas recetas del mercado de agricultores en la carpa de educación y CityFolk acompañará al mercado en la carpa de música.

Encuentre el mercado de agricultores de Western Wake en Morrisville Carpenter Road entre Davis Drive y Highway 55 en Carpenter Village en Cary. Encuentra recetas en Go Ask Mom todos los viernes.


Una mirada privilegiada a The Umstead Hotel & amp Spa

A solo una hora y media de vuelo desde Nueva York y un corto viaje de 10 minutos desde el aeropuerto, ha llegado a uno de los destinos más hospitalarios, mejor equipados y lujosos del Triángulo de la Investigación de Carolina del Norte. The Umstead Hotel & amp Spa en Cary, Carolina del Norte, es más que un simple lugar para descansar mientras recorre la zona: es un lugar donde puede pasar cada momento de un fin de semana largo y salir sintiéndose renovado, bien alimentado y cuidado como si estuviera pasó un fin de semana en casa, es decir, si su casa es un hotel líder en el mundo con un spa recientemente renovado y su madre es chef de 5 estrellas de Forbes.

¿Cómo sé que puedes pasar todo tu tiempo durante dos días en este increíble hotel y no sentir ni una pizca de otra cosa que no sea cuidado? En pocas palabras, mientras mi esposo y yo íbamos con una lista llena de lugares para ver y lugares para visitar, la madre naturaleza no estaba tan interesada en nuestro plan. El área estaba experimentando aguaceros torrenciales, advertencias de tornados y vientos fuertes, por lo que después de un corto viaje a Barnes and Noble para recoger algo de material de lectura, nos acomodamos en nuestra hermosa habitación y disfrutamos de todo lo que este hotel tenía para ofrecer.

Flashback a la llegada, que fue por la noche durante una tormenta, y a pesar de las condiciones que se detuvieron en el hotel, solo se puede describir como majestuoso. El servicio de aparcacoches espera ansiosamente para saludarlo y le damos la bienvenida al hotel con una sonrisa: el registro fue muy sencillo, pasamos por la sala de estar donde se disfrutaba de música en vivo y cócteles, y nos dirigimos a nuestra habitación, que era realmente encantadora. . Soy un fanático de una buena bañera en el baño de un hotel y The Umstead no me decepcionó, combínelo con una ducha de lluvia, un balcón con vista al lago y quizás la cama más cómoda en la que he dormido aparte de la mía ... y me enamoré de inmediato.

El día siguiente fue cuando comenzó la verdadera aventura. Empezamos el día con el desayuno en Garzas el restaurante AAA Forbes de 5 estrellas de los hoteles (aunque actualmente estoy en una patada de "solo alimentación saludable", tengo que recomendarle que pida los agujeros de rosquilla con mantequilla de manzana, ¡increíble!). Disfrutamos del desayuno aquí el sábado y el domingo y cada día fue delicioso con pequeñas bonificaciones adicionales como un pequeño batido del día para comenzar con una nota divertida. Terminamos y nos subimos a nuestro pequeño coche de alquiler e intentamos evitar la lluvia ... pero, por desgracia.

Francamente, soy un planificador - por error - y salimos para ver algunos lugares que fueron "recomendados" a mi esposo por horas de investigación en Internet. Seguro que "alguien me dijo" realmente se traduce como "Leí en un foro ”& # 8230 pero estoy divagando. Aproximadamente a los 20 minutos de camino, la lluvia comenzó a caer de lado, los teléfonos comenzaron a arder y nos alertaron de las advertencias de tornado, por lo que mi increíble esposo y yo, que de alguna manera se las arregla para no arrancarle el pelo cuando cambio de opinión por capricho (o cuando siento la necesidad de decir "ten cuidado" y "cuidado" cada 5 segundos mientras conduce) decidió que nuestro mejor plan de acción sería regresar a nuestro hermoso hotel (¡¿por qué nos habíamos ido en primer lugar ?!) con algunos buenos libros a cuestasObjetos más afilados de Gillian Flynn - asombroso, perturbador, no pude dejarlo - literalmente lo terminé ese día).

Tomamos un momento de alivio y dimos un pequeño paseo alrededor del lago, era realmente hermoso, independientemente del clima. Aunque sabes que hay una carretera detrás de los árboles, las dos fuentes del lago ahogan cualquier posible ruido y estás felizmente inconsciente mientras caminas tranquilamente. Nos dirigimos hacia adentro para leer un poco y luego bajamos las escaleras para disfrutar de un bocado en el salón: la sopa de calabaza es imprescindible (¡especialmente en un día lluvioso!).

Dimos un paseo y disfrutamos de la colección de arte cuidadosamente curada del hotel, que presenta obras de artistas locales y nacionales reconocidos, incluido el artista del vidrio Chihuly, visitamos The Gift Shop, que presentaba cerámica de los artistas locales Ben Owen III y Mark Hewitt, hermosas joyas , ropa y piezas únicas para llevar a casa (incluido el candelabro de ardilla más adorable), y serpenteado por un grupo que disfruta del té de la tarde, que se sirve de miércoles a domingo de 2:30 a 4:00 p. m. en el vestíbulo (se requiere reserva) y se complementa con un arpista en vivo. No hace falta decir que, independientemente de las condiciones meteorológicas, hay mucho que hacer en The Umstead, ¡y ni siquiera he llegado al spa!

Esa noche disfrutamos de una increíble cena de 3 platos en Herons con maridaje de vinos, para decir que el trabajo que han creado el chef ejecutivo Scott Crawford y el chef de cocina John Childers es delicioso no le haría justicia. Con la ayuda de la granjera culinaria Maggie Lawrence, que cultiva verduras frescas en un acre de tierra a una milla de distancia del hotel, el equipo ha creado un menú con socios agrícolas locales, ingredientes de temporada y una nueva y refrescante forma de disfrutar la cocina estadounidense. El restaurante es íntimo con solo 98 asientos, tiene una cocina con vista completa para que sepa exactamente lo que está sucediendo con su comida, decoración ornamentada y hermosas obras de arte. Mi esposo y yo nos fuimos diciendo que el rape asado preparado con ostras crujientes, hinojo, pumpernickel y mantequilla de cerveza era fácilmente el mejor pescado que hemos comido. Hai, nuestro sommelier, eligió la combinación de vinos perfecta para cada plato, lo que realmente resaltó el sabor y las notas ocultas de la cena y déjeme decirle: ¡no se salte el postre!

¡Ahora a la parte verdaderamente divertida & # 8211 el spa! En julio de 2013, el ya enorme spa de dos pisos y 14,000 pies cuadrados fue renovado y ampliado (a 1,400 pies cuadrados adicionales de espacio de relajación y tratamiento). A partir de nueva decoración, obras de arte y accesorios, todo el spa se renovó de arriba a abajo para sumergir más al huésped en su experiencia, creando una conexión más profunda con la naturaleza y fomentando un ambiente de atención plena. Con un total de 11 salas de tratamiento, hay algo para todos en el menú & # 8211 con tratamientos que van desde mani-pedis hasta tratamientos corporales con el spa & # 8217s propia línea, hasta tratamientos faciales con muchas marcas locales maravillosas. Experimenté un increíble retiro en pareja & # 8217s que comenzó con un baño de leche en remojo y fue seguido con un masaje sueco de 50 minutos, así como un tratamiento facial perfeccionador de la piel de 75 minutos que incluyó una increíble exfoliación con glicólico y una mascarilla de vitamina C que me dejó radiante. El domingo fue aparentemente el & # 8220it-day & # 8221 para parejas & # 8211 y el spa tiene muchas áreas geniales en las que puede relajarse con su amada. Desde el nuevo salón mixto húmedo con una bañera de hidromasaje climatizada que tiene un concepto al aire libre hasta el nuevo salón mixto de relajación en el piso superior, perfecto para disfrutar de una taza de té después del tratamiento, ¡un día aquí te hace sentir completamente nuevo!

Si todavía te sientes muy nervioso por la temporada navideña, te recomiendo encarecidamente The Umstead Hotel & amp Spa para un fin de semana largo perfecto con alguien especial o incluso solo para relajarte y descansar.


Pregúntele a los lugareños: Raleigh, Carolina del Norte

Peter Greenberg transmitió en todo el mundo desde The Umstead en las afueras de Raleigh, Carolina del Norte. En el aire, el chef Scott Crawford compartió su plato estrella para el otoño, la directora ejecutiva de CAM Raleigh, Elysia Borowy-Reeder, describió la escena artística local y la directora del Museo Natural de Ciencias, Betsy Bennett, compartió lo mejor del aire libre. Hoy, hemos reunido todo lo mejor local en una actualización Pregunte a los lugareños guía de viaje a Raleigh y, mañana, echa un vistazo al último podcast Travel Today para ver aún más favoritos locales.

Elysia Borowy-Reeder, directora ejecutiva de CAM Raleigh, ha comisariado exposiciones en varias grandes ciudades, desde Nueva York hasta Miami, pero es Raleigh, Carolina del Norte, la que actualmente la tiene absolutamente encantada. Ella no puede hablar lo suficiente sobre la vitalidad de la ciudad, particularmente dentro del Distrito de Almacenes:

Crédito de la imagen de Wikimedia: CalderOliver

“Este vecindario emocionante ... está impregnado de una historia rica y compleja que informa, pero no limita, el presente y el futuro. Todos los días recuerdo que el distrito de almacenes de Raleigh es un destino para la aventura. Ya sea que busque trabajo nuevo de estudios de artistas talentosos o regalos únicos de Designbox, Visual Art Exchange o Rebus Works, o jeans hechos a mano de Raleigh Denim o chocolates hechos a mano de Videri Chocolate Factory o una bebida Tasty, el distrito de almacenes es el lugar para ir. "

Tasty Beverage Company cuenta con una impresionante colección de 1200 cervezas envasadas además de las seis que sirven de barril. Y una visita a la Fábrica de Chocolate Videri es una necesidad absoluta para los amantes del chocolate. Te sentirás como si hubieras ganado uno de los boletos dorados de Willy Wonka cuando eches un vistazo al proceso de "frijol a la barra" y disfrutes de la oportunidad de probar chocolate hecho a mano. Videri Chocolate Factory y Tasty Beverage Company se encuentran en Raleigh Depot, que se construyó originalmente en 1912 para servir como depósito de carga de la ciudad. ¿Qué podría ser mejor que el chocolate artesanal y la cerveza artesanal en el mismo edificio? Los dos negocios viven en gloriosa armonía, ya que Videri le da la bienvenida para que traiga su propia cerveza o vino para disfrutar en el patio mientras disfruta de su delicioso chocolate.

Para obtener su dosis de arte local fresco y apoyar a los artistas de Raleigh, Designbox, Rebus Works y Visual Art Exchange son excelentes lugares para visitar.

Scott Crawford, chef ejecutivo de The Umstead Hotel & amp Spa, tiene una serie de excelentes recomendaciones de restaurantes para usted.

Si está de humor para el italiano, Bella Mia en Cary sirve auténticas pizzas al carbón acompañadas de una lista de vinos bastante extensa. O si lo que le gusta es el japonés, el restaurante japonés Yuri tiene un sushi y un sake fantásticos. Si solo desea relajarse con un buen cóctel, Mandolin es el lugar y su música en vivo solo se suma al ambiente. Pero si está buscando una experiencia más única, Amra's Lounge and Cigar Bar es el único lugar en Raleigh para sentarse, fumar un cigarro, beber su licor favorito y disfrutar de la música en vivo, todo al mismo tiempo.

O tómese el tiempo para preparar su propia comida. El State Farmers Market en Raleigh está abierto los siete días de la semana y tiene una excelente representación en todo el estado. Puede preparar un picnic y pasar un día en Pullen Park, donde el carrusel, el tren, los botes a pedal y los patios de recreo garantizan un momento divertido para todos.

Betsy Bennett, director del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte, le encanta estar activo al aire libre y quiere que sepas cómo disfrutar de la belleza natural de Carolina del Norte.

La Reserva Biológica Mason Farm en Chapel Hill es un hermoso lugar para practicar senderismo y, en las afueras de Raleigh, Jordan Lake es un gran lugar para practicar kayak. Ambos lugares también son ideales para la observación de aves.

En lo que respecta a la comida, la Provenza en Chapel Hill tiene la mejor comida francesa de la ciudad. Pero si está buscando deliciosa comida asiática con ingredientes locales, Lantern es el lugar para ir. Ha sido nombrado uno de los "50 mejores restaurantes de Estados Unidos" por Gastrónomo así como una de & # 8220America & # 8217s 50 Most Amazing Wine Experiences & # 8221 por Comida y vino.


Hotel del día: The Umstead Hotel & # 038 Spa

Qué: Ubicado en Cary, Carolina del Norte, en las afueras de Raleigh-Durham, The Umstead Hotel & amp Spa, un hotel de cinco estrellas de Forbes Travel Guide, tiene un entorno sereno que es familiar e inesperado. El retiro de servicio completo está situado en 12 acres de frondosos bosques y tiene vista a un lago privado de tres acres, con interiores que se inspiran en el entorno natural del resort. Cada una de las 150 espaciosas habitaciones está decorada en suaves tonos de azul y gris pardo, y las vistas desde casi todas las direcciones contemplan los frondosos alrededores del complejo. (Salga de su habitación y es posible que desee estacionarse durante su estadía cerca de la elegante terraza de piedra al aire libre del Umstead).

Donde: La proximidad del Umstead a "The Triangle" (un apodo que se le da al área de las tres ciudades compuesta por Raleigh, Durham y Chapel Hill) permite a los huéspedes acceder fácilmente a las universidades, los centros médicos y las empresas de la región. Ya sea que esté de humor para visitar un museo en Raleigh o animar a los Blue Devils en un partido en casa de la Universidad de Duke, hay mucho que explorar en un corto trayecto en coche.

Cuándo: No hay mal momento para visitar The Umstead Hotel & amp Spa, uno de los dos únicos hoteles de cinco estrellas de Forbes Travel Guide en Carolina del Norte. El restaurante de cinco estrellas del hotel, Herons, sirve platos locales de temporada bajo la dirección del chef Scott Crawford, que combinan bien con la carta de vinos de más de 2.500 botellas del sommelier Hai Tran. Visítelo mientras aún es verano y podrá descubrir recetas como la cobia local con cangrejo azul, trigo verde, calabaza y ajo, gallina natural con judías, zanahorias, arroz salvaje y mostaza y postres tentadores como consomé de fresa con chévre, ruibarbo y champán. El clima cálido permite relajarse junto a la piscina o explorar los senderos en el adyacente Parque Estatal William B. Umstead de 5.579 acres. El invierno ofrece la oportunidad perfecta para disfrutar del tradicional té de la tarde del complejo acompañado por un arpista en vivo o tomar una cerveza artesanal local junto a la chimenea del bar salón The Umstead.

Por qué: Si bien el Four-Star Umstead Spa siempre ha tenido su exclusivo baño de vapor de eucalipto y jardín de meditación, los huéspedes ahora encontrarán 1,400 pies cuadrados adicionales de espacio de inspiración botánica recientemente agregado distribuidos en dos pisos. El spa ahora cuenta con una piscina actual de techo abierto, nuevas salas de tratamiento con bañeras profundas y un salón de uñas renovado.


Nuevos menús de otoño debutan en Herons

Herons, el restaurante Forbes Five-Star, AAA Five-Diamond en The Umstead Hotel and Spa, ha presentado nuevos menús de otoño que calentarán el paladar de los clientes con los mejores sabores de la temporada. Durante octubre y noviembre, el chef ejecutivo Scott Crawford exhibirá la generosidad otoñal de Carolina del Norte de la propia granja de The Umstead, las granjas locales y los proveedores de alimentos en una gama excepcional de menús para el desayuno, el almuerzo, el brunch y la cena. También hay disponible un menú de degustación del chef, ideal para celebrar una ocasión muy especial.

El menú de cena de precio fijo de otoño de Herons ofrece a los huéspedes la opción de tres o cuatro platos. Los inicios incluyen platos como sopa de calabaza con malvavisco, jarabe de nogal y avena con romero, y ensalada de calabaza con ricotta de arce, dátiles y vinagreta de nueces, seguidos de platos principales como salmón escocés con cebolla caramelizada, papada de cerdo y caldo de rábano picante y solomillo de ternera con Corteza de salvia, castañas y salsa de tuétano, y se completa con postres de sopa de camote con pasas en escabeche y crema agria "tostada" para pastel y pudín de jengibre con suero de leche, manzanas en escabeche y avena, para calentar mousse de chocolate (para dos) con arándano Helado de compota y nueces de maíz.

Para un capricho del mediodía, lo más destacado del menú del almuerzo incluye aperitivos como Autumn Squash Ravioli con Chanterelle Mushrooms y Carolina Moon Cheese, y Chirivía con vinagre Banyuls, Pecan Brittle y Crispy Sage, y platos principales que van desde Pasta de remolacha roja con pasas en escabeche, Smoked Blue Queso y Almendras Fritas a Costillas de Res con Nabos Scarlett, Rábano picante, Raíz de Perejil y Vino Tinto. Los comensales pueden terminar su comida con una nota dulce con delicias que incluyen Cheesecake Crème Brulee con arándanos, pastel de calabaza con especias y caramelo de naranja y manzanas escalfadas con caramelo con pastel de avena suave, parfait de vainilla y sable de mantequilla salada.

Un menú especial de degustación del chef de cinco platos está disponible todas las noches y cuenta con carpaccio de salmón con vinagre de pata de pata, hisopo y rábano afeitado Sopa de chirivía malteada con manzanas Gala, oporto rubí y leche de migas de avellana Faisán escalfado con nueces de nogal asadas y salsa de foie gras Wagyu Beef Belly con crema de berza y ​​jugo de mostaza y pastel de pudín de camote con grosellas, yogur de cabra y arándanos. El menú degustación del chef requiere la participación de toda la mesa y se requieren reservaciones. Los menús vegetarianos también están disponibles bajo petición.

Las noticias y la información presentadas en este comunicado no han sido corroboradas por FSR, Food News Media o Journalistic, Inc.


Alquimia asiática: Steven Greene lo cocina en An

La ciudad de Ninety Six, Carolina del Sur, podría ser conocida por los aficionados a la historia como un importante puesto de avanzada para las fuerzas británicas durante la Guerra Revolucionaria. Pero pocas personas saben que Ninety Six es la ciudad natal de uno de los chefs más dinámicos de Carolina del Norte, Steven Greene del restaurante Cary's An. Greene, de 33 años, ha tenido el efecto de un alquimista en el restaurante desde que asumió el control en enero de 2012, convirtiendo un restaurante sólido pero poco espectacular en uno de los mejores lugares para cenar del Triángulo, solo el tercer restaurante en recibir una reseña de cinco estrellas por The News & amp Observer "s Greg Cox.

“Un desfile de más de dos horas de tantos platos que perdí la cuenta, la comida fue la más memorable que he tenido desde que cené hace varios años en McCrady's, el restaurante ganador del premio James Beard en Charleston, donde, como sucede , Steven Greene también ha trabajado ”, escribió Cox en mayo pasado.

¿Cómo es que un joven sureño de un pequeño pueblo de ascendencia francesa y escocesa-irlandesa, un cocinero sin entrenamiento formal y sin conexión directa con la comida asiática, se convirtió en una fuerza tan grande de la cocina asiática?

Él te dirá que todo se reduce a las relaciones. Con cocineros de línea y maestros de cocina, con cocineros asiáticos nativos, con ingredientes y técnicas que llegó a amar, y con mentores que encontró en el camino.

Hoy en An, Greene sirve platos como fideos Siam, curry de pato, gambas con chile y alitas tailandesas, y presenta ingredientes como tamarindo y una variedad de frutas cítricas exóticas como Yuzu, sudachi, y kabosu. Está muy lejos de Ninety Six, pero Greene, que ha adoptado de todo corazón los intrincados matices de una multitud de cocinas asiáticas, se siente como en casa.

“Steven tiene que ver con los detalles”, dice el chef de Herons, Scott Crawford, quien ha trabajado con Greene en dos cocinas y durante varios años. “Finos, finos detalles. Cosas que otras personas ni siquiera reconocen ".

El impulso de un atleta

Un atleta sólido en su juventud, Greene todavía se ve el papel: en forma y elegante con su ropa blanca de chef, cabello gelificado en un falso halcón juvenil. Exuda confianza. Tuvo oportunidades de practicar deportes en la universidad, pero la competencia en el campo no fue la fuente de su inspiración y motivación, la comida sí.

Cuando era adolescente, trabajó en un restaurante francés en las cercanías de Greenwood, inicialmente como lavaplatos, luego como camarero y finalmente como cocinero. Después de la escuela secundaria, el chef con el que estaba trabajando sugirió que Greene se dirigiera a Charleston y se lanzara directamente al negocio. Él hizo. Fue en el restaurante McCrady's, de fama mundial, donde el entonces chef Michael Kramer expuso a Greene a la cocina asiática por primera vez con un puñado de ingredientes exóticos.

Luego vino un trabajo en el aclamado Dining Room en Woodlands Resort and Inn en las afueras de Charleston, donde Greene ascendió rápidamente en las filas. Dice que su enfoque de la cocina también creció. “Al principio, trataba mi trabajo como una extensión de lo que era en la escuela secundaria, un atleta, por lo que cocinar para mí era una competencia. Qué tan rápido podría prepararme. Cuán perfectamente podría ejecutar un plato. Cuando me convertí en sous chef ejecutivo, me convertí en más que un cocinero. Me hice cargo de traer algo especial a la mesa ".

También fue en Woodlands donde se amplió la exposición de Greene a la cocina asiática. El chef ejecutivo Ken Vedrinski había pasado varios años trabajando en Tailandia y le presentó a Greene los ingredientes, las técnicas y las formas de incorporarlos al menú de un restaurante de alta gama de estilo europeo.

Greene tomó esa educación y la siguió, abriendo su propio restaurante a la edad de 25 años en Greenville, Carolina del Sur. Devereaux's (después de su segundo nombre) se convirtió en un gran éxito. Su menú estaba "en todo el mapa". Algunos platos tenían elementos asiáticos, como en los Woodlands, pero nadie habría llamado a Devereaux's un restaurante asiático.

Luego, después de cuatro años de dirigir su propio programa, preocupándose por la nómina y otras preocupaciones de gestión, Greene decidió volver a centrarse únicamente en cocinar. Aceptó una oferta para unirse a Scott Crawford, con quien había trabajado en Woodlands, como chef de cocina en el restaurante Herons en Cary's Umstead Hotel and Spa.

En Herons, Greene continuó incursionando con ingredientes asiáticos y se animó a experimentar más. Hizo un viaje a Tailandia y Malasia con el chef Curtis Duffy de Chicago, sumergiéndose en las tradiciones gastronómicas locales. Pero Greene todavía no era un chef asiático. Sabía mucho sobre la comida, la cultura y las técnicas, pero ni siquiera dominaba cómo usar lo que él llama la herramienta más importante de la cocina asiática: el wok.

A finales de 2011, eso estaba a punto de cambiar. Greene fue abordado por Jim y Ann Goodnight de SAS, propietaria tanto de Umstead como de An, con una oferta: hacerse cargo de An, que se había vuelto rancio en su comida, ordinario en su servicio y carecía de dirección. Greene sabía cocinar y llevar una cocina. Tenía un conocimiento fundamental de la comida asiática. Pero apoderarse de un restaurante exclusivamente asiático sería un desafío inmenso.

Conocimiento incorporado

Esta vez, no había un mentor o jefe que ayudara a enseñarle a Greene sobre la comida asiática. En cambio, la ayuda provino de sus nuevos empleados, los cocineros y chefs de sushi existentes en An, nueve de los cuales son de ascendencia asiática y conocen la cocina de la región por dentro y por fuera.

Su educación comenzó cuando Chun Shi, un cocinero de línea y nativo de Shanghai, invitó a Greene a su casa para una comida familiar china y coreana. Greene dice que se dio cuenta en esta comida de que la comida asiática era inconmensurablemente compleja, con un alma más grande que sus ingredientes y técnicas.

Al comprender que su personal tenía una comprensión mucho más profunda de estas cocinas y sus misterios que él, Greene se convirtió en una esponja, aprendiendo todo lo que pudo. Descubrió nuevos ingredientes y técnicas y también absorbió el espíritu de los diversos estilos de la cocina asiática: las distinciones entre las cocinas de Tailandia, Malasia, Japón y las regiones de China.

Al mismo tiempo, Greene creía que sus cocineros y el personal de recepción necesitaban una nueva dirección, una nueva forma de abordar su trabajo. Sus cambios fueron lentos al principio. Proporcionó uniformes estándar para crear una atmósfera más similar a la de un equipo e hizo solo algunos ajustes en el menú, eliminando platos no asiáticos que se habían convertido en algo común, como la polenta trufada. Y poco a poco, durante los siguientes ocho meses, con muchas aportaciones de su personal, An se transformó en un restaurante.

El menú era completamente nuevo, con combinaciones de sabores más complejas, ingredientes más exóticos e inusuales, y todo con un compromiso con la ética asiática. Las acciones con base en Occidente, como el pollo y la carne de res, fueron reemplazadas por acciones asiáticas como dashi, el caldo a base de atún y algas esenciales para la cocina japonesa.

No dudó en obtener los mejores y más frescos ingredientes, incluido el pargo Madai de Hawai o la auténtica carne de Kobe de Japón. Dice que sabía que el mercado estaba listo para los ingredientes de lujo.

Y cambió más que el menú. El plato de comida se volvió más interesante. La porcelana tradicional fue reemplazada por escudos de pizarra o cerámica rústica. Todo el programa de cócteles se reinventó. A pesar de que Greene lo convirtió en un restaurante más formal, no quería que se llenara de aire, todavía quería que los clientes se sintieran cómodos. Así que trató de darle a la comida un sentido de fantasía: curry de pato servido en un tarro Mason, por ejemplo.

Pero al final, dice Greene, lo que hay en el plato es donde se manifiesta su viaje asiático, donde los platos de An demuestran un equilibrio y armonía, no solo de sabores, salado, dulce, ácido y terroso, sino también de colores, formas y texturas. Cada plato está diseñado para ser una obra de arte deliciosa.

Hoy, An, con más de 200 asientos, no es un restaurante pequeño, se llena todas las noches de la semana. Greene le da crédito a sus mentores, quienes le dieron una base para comprender los ingredientes asiáticos, pero es a su personal a quien realmente elogia, los cocineros de línea y los chefs de sushi como Chun Shi, EJ Pyon y Hyun-Woo Kim. Ellos son los que marcaron la diferencia, dice. Ellos son los que abrazaron a este apuesto chico sureño del pequeño Ninety Six y lo convirtieron en un ícono de la cocina asiática. Y, al igual que en sus días atléticos en la escuela secundaria, les dirá que todo fue un esfuerzo de equipo.

Ramen de pollo y champiñones

La base de la mayoría de los platos de ramen es el dashi, que es un caldo de kombu, un alga seca y bonito, un atún seco y afeitado. Esta versión realza el sabor del dashi con pollo, hongos shiitake secos, miso blanco y soja de hongos. Use fideos ramen simples.

Los platos de ramen se pueden cubrir con cualquier ingrediente disponible. El maíz, la carne, los pasteles de pescado japoneses, las hierbas, las cebolletas, los brotes de soja y los huevos (escalfados, duros o hervidos) son buenos ingredientes. Los encurtidos caseros simples de pepino, vinagre de vino de arroz, azúcar y sal también funcionan bien como aderezo. Esta receta es para seis personas, pero puede preparar el dashi con anticipación, preparar suficientes fideos para su necesidad actual y congelar el dashi restante. Todos los ingredientes están disponibles en un mercado asiático.

Paquete de 1 onza de kombu (algas secas)

Paquete de 1 onza de hojuelas de bonito

1 pollo entero, sin menudencias

1 onza de hongos shiitake secos

2 cucharaditas de salsa de soja con champiñones

Ponga el kombu en una olla grande, cúbralo con el agua y déjelo en remojo durante 20 minutos. Calienta la olla hasta que empiecen a aparecer pequeñas burbujas alrededor de los bordes. Saca el kombu de la olla. Aumente el fuego a alto y deje hervir durante 2 a 3 minutos. Reducir el fuego a bajo y añadir las hojuelas de bonito. Cocine a fuego lento, revolviendo ocasionalmente, durante 15 minutos. Con una espumadera, retire la mayor cantidad posible de hojuelas de bonito. Agregue el pollo a la olla y aumente el fuego hasta que el caldo alcance un hervor suave. Mantenga a fuego lento durante una hora, eliminando las grasas o sólidos de la parte superior del caldo.

Apague el fuego, retire el pollo (reservando la carne para los aderezos), agregue los champiñones a la olla y deje reposar durante 20 minutos. Retire los champiñones (se pueden encurtir) y cuele el caldo a través de un colador de malla fina forrado con muselina o varias capas de estopilla. Cuando esté listo para servir, vuelva a calentar el caldo, agregando el miso al caldo (no hierva el miso).

Chicken meat from chicken used for dashi

Prepare the toppings. Carve chicken used to make the dashi into bite-sized chunks. Cut the eggs length-wise. Cut the basil into thin ribbons.

Bring plenty of water to boil, add noodles and stir. Cook approximately 3 minutes, drain and rinse with cold water.

Divide noodles among six bowls. Add hot broth. Top with chicken, two egg-halves, scallions, basil, and bean sprouts.

Chicken Massaman Curry

Thai curries can be very simple affairs when using canned curry paste. Some of the green and red pastes can be blisteringly hot and are best as very simple curries. Massaman is a fairly mild curry that can be used with nearly every type of meat and seafood, but it’s particularly good with vegetables and fruit.

1 pound boneless chicken thighs, cut into 1-inch cubes

2 cucharadas de aceite vegetal

1 can (4 ounces) of Massaman curry paste

1 cebolla mediana, picada en trozos grandes

2 14-ounce cans coconut milk

1 red bell pepper, cut into 1-inch dice

1 cup butternut squash, cut into 1-inch dice

2 medium yellow or white potatoes, diced

1 cup cauliflower florets

1 cup fresh pineapple, cut into 1-inch chunks

¼ cup unsalted, roasted peanuts

12 basil leaves, chopped finely

Lightly brown the chicken with vegetable oil in a thick-bottomed dutch oven over medium heat, about 5 minutes. Remove chicken, add curry paste, and sauté for about 2 minutes. Add onion and cook another 2 minutes. Slowly add coconut milk, stirring, until the curry paste is totally incorporated into the coconut milk. Add red bell pepper, cinnamon stick, butternut squash, and potatoes. Simmer over medium heat for about 10 minutes, stirring occasionally. Add cauliflower, pineapple, peanuts and raisins, cooking 5 to 7 minutes more, until all vegetables are tender. Add chopped basil and chicken. Serve over prepared jasmine rice.


What's Cooking with Chef Scott Crawford

Chef Scott Crawford has been building up to this moment for his entire culinary career. The four-time James Beard semi-finalist and father of two has cooked at luxury hotels across the nation, and had a hand in his fair share of restaurant openings. And so, finally, he is opening his own. Crawford and Son is set to open in the Oakwood Neighborhood in Raleigh, North Carolina, in the fall of 2016. Crawford can’t wait to get back in the kitchen, so we sat down with the chef in our food studios to talk about his acclaimed (and accidental!) culinary career, Southern culture, and his all-time favorite foods to cook.

How did you end up finding the food industry?

SC: It sort of happened by accident. I was working in restaurants as a server and bartender. I enjoyed it, but I had no idea that it was a passion yet. And then, one day, someone in the kitchen didn’t show up, and I was asked to help. I had done some work cooking, but nothing really professionally. But when I went in the kitchen, it was sort of a natural thing. It was obvious that there was some natural ability that I didn’t know existed until I was working.

The kitchen asked me to come back, and so I continued to work, and I was better at it than most people who had been in the kitchen for a long time. I found this passion, and I left the front of house money to make no money to learn how to cook. Then, each job I chose was sort of the next level. I pushed myself to learn better and better techniques, better habits, and work for better chefs. I worked in my first restaurant when I was 18, and began cooking a couple years in. I lived in Florida, on the beach, I surfed all day and then I worked at night. At that time in my life, it was perfect. I was always thinking what is going to be long-term, but I really didn’t think it would be cooking until I actually did it. Something sort of flipped, and I realized this is what I’m supposed to be doing.

You’re originally from Pennsylvania. What draws you to Southern culture and Southern food?

SC: Growing up, early in my life, everyone canned. Everyone grew food, and everyone had great, fresh food. But somewhere in the 80s, that went away. Convenience food started creeping into our lives. All the fresh food, the gardens, all of that was sort of going away. Everyone was working more hours, and it was a different time period. I remember, that was very upsetting to me.

Fast forward, I moved to the South. I discovered the soulfulness and the love that goes into Southern cooking. And you know, that’ll hook ya. Not only just in eating it, because you taste that love that goes into that cooking, but also the camaraderie between people, the sharing of recipes, and the way food in the South is so much a part of the culture. It reminded me of those early years. So I stayed in the South. It’s not just the food that I like about the South. I like everything about the South. The culture and the products are amazing. To be a cook in the South is amazing. We are going back to fresh food and revisiting canning, fermenting, and preserving. It’s back to what I enjoyed as a child.

What is your all time favorite recipe to cook?

SC: One of my favorite things to make is soup. Of any sort. It’s sort of therapeutic for me. Soups can do two things. For instance, a gazpacho can refresh you, and bring life to you on a day that’s, like, 96 degrees. It can do so many great things on your palate. But then, when it’s freezing outside, and you’re going into a new season, you make an incredible soup with squash and brown butter and roasted nuts. You can reach someone’s soul in one bite with a soup. I love teaching people how to make soups. And puddings! Bread puddings. I love custardy things I love cornbread pudding, real custardy things.

Tell us about your latest project, Crawford and Son. Why did you want to establish it?

SC: I wanted to establish a neighborhood restaurant that people can enjoy multiple times a week, where we all sort of recognize each other, that people can truly identify with, and that you can dress up for special occasions. In choosing the location, I spent a good deal of time in downtown Raleigh.

I just fell in love with the Oakwood neighborhood, and so I searched for a good spot in that neighborhood. I hope to pull people from all over the area and beyond, but we really hope to see people from the Oakwood neighborhood come in multiple times a week. We wanted something small enough that we could change the menu every day and keep it really exciting. My favorite restaurants have the signature menu, but they’re not afraid to change the menu every day. That’s exciting to me, and exciting for the neighborhood.

What is the hardest thing about making this restaurant concept a reality?

SC: This process has been incredible. I’ve opened lots of restaurants where it’s not always been that way. Now, I have an incredible team, an incredible contractor, an incredible architect, and an incredible design team. The collaborations have been amazing. There are challenges when you get into construction, but those are easily overcome when you have such a cool, strong team. We discuss the issue, and we go.

What are some life lessons you’ve learned through food industry?

SC: I don’t know if you can solamente learn this through the food industry, but harnessing creative energy and channeling it through food has been something that I’m not sure I would have been able to do in any other career. Having a manic creative energy can be really good, if you have an outlet. But when I was younger and didn’t have an outlet, it wasn’t necessarily a good thing. So for me, what I learned was how to channel that creative, manic, great energy in a way that can make people very happy.

What about being a chef makes you love your job?

SC: My favorite part, the most gratifying for me, is not the cooking. It’s the team. Teaching people, mentoring people, and building teams-that can be magical. You can impact peoples’ lives in such a way that is beyond just cooking great food for guests. I’ve had people come back after I haven’t seen them for years and years, and they’ll say, “you have no idea how you changed my life,” through mentoring and the way we ran that kitchen. It’s pretty powerful stuff.

Let's try some rapid-fire. Chef Role Model?

Worst type of patron?

SC: Angry ones. Some people are just angry.

Best type of patron?

SC: Happy ones. Hungry ones.

Go-to meal to cook on a weeknight for the family?

His wife, Jessica Crawford: The go-to is anything that’s in the pantry. He can make it into something amazing.

SC: I can make something out of nothing. Like an onion and some grits-and it is going to be badass.

Dad of 4-Year-Old Slain in Dallas Apologizes for Leaving Kids

via Trevor GernonThe father of the 4-year-old boy kidnapped from his bed and dumped dead on a Dallas street says he will never forgive himself for leaving his son and his twin brother with a friend while he skipped town under a cloud of legal problems.Trevor Gernon released a recorded statement on his sister’s YouTube account both apologizing for not taking care of his son Cash and asking the public not to be too hard on him.Gernon said that when he moved to Dallas, he moved in with an old friend, Monica Sherrod, and when he moved back to Houston “after an unsuccessful job hunt amongst other things,” he decided they would be better off with her.“I felt it was in the boys’ best interest to not disrupt their routine,” he said of Cash and his brother, Carter, who was not harmed and is now with his mother.“They were comfortable, they were around other kids, and from what it appeared, Monica was a trustworthy person. This choice I made with best of intentions has resulted in a most horrific outcome.”On May 15, an intruder was caught on a baby monitor camera sneaking into Cash and Carter’s bedroom at Sherrod’s home and lifting the still-sleeping boy from his bed.Two hours later, a passer-by found the child’s body tossed on the street. Police said he had been stabbed.Darriynn Brown, 18, who has some nebulous ties to Sherrod’s family, was charged with kidnapping and burglary, but police are waiting for the results of forensic tests to make a decision on murder charges. Investigators have not released a motive, and Brown’s mother has said she believes her son is being framed.Sherrod told reporters that Gernon left town after being ordered by a court into rehab. CrimeOnline obtained court records showing several outstanding charges against Gernon in Harris County.Gernon referenced his legal issues, saying in the recording, “I have to fear for my freedom, as it is the goal of some to see me go to jail rather than grieve the loss of my little boy.” He did not disclose his location or legal status.Crying at times, he did take responsibility for failing to protect the twins.“I have paid the most ultimate and painful price for my poor judgment and I have to live with this devastation every single day,” he said.“I will never forgive myself. If I could, I would go back and do everything different. This is a nightmare that doesn’t go away once I open my eyes in the morning. We just don’t understand how this could happen to such a bright and cheerful kid.”Addressing the boys’ mother, Melinda Seagroves, he added, “I am so sorry that I failed to keep him safe. That is my job as his dad and I was not able to do that and I’m sorry.”As The Daily Beast reported, Gernon has racked up a string of arrests over the years, serving 68 days in county lockup for a 2018 assault on his father during an argument over a credit-card bill.The Strange New Turn in the Case of 4-Year-Old Cash GernonFollowing his indictment on felony drug possession charges last November, he failed to appear for a March 29, 2021, hearing and thus forfeited a $10,000 bond payment. There is now an open warrant out for his arrest.Johnny Flanagan, whose son gave Gernon a job at his shop until they had a falling-out, told The Daily Beast: “He’s one of these guys that kind of goes whichever way the wind blows, you know, and he’ll do good for several months and then do bad for several months and you know, just up and disappear.”In the recording, Gernon pleaded for mercy in the court of public opinion.“I’m barely getting through a day that doesn’t take me to a dark place,” he said. “I hope you all could understand how fragile we all are and how quickly things can turn upside down…“I would hope that we can all cooperate and band together to make sure Cash gets the justice he deserves.”Read more at The Daily Beast.Get our top stories in your inbox every day. ¡Regístrate ahora! Membresía diaria de Beast: Beast Inside profundiza en las historias que te importan. Aprende más.

Singapore provisionally approves 60-second COVID-19 breathalyser test

Singapore authorities have provisionally approved a COVID-19 breathalyser test that aims to show whether someone is infected with the coronavirus in under a minute, according to the local startup that developed the product. Breathonix, a spin-off company from the National University of Singapore (NUS), said it is now working with the health ministry to run a deployment trial of the technology at one of the city-state's border points with Malaysia. The breath test achieved more than 90% accuracy in a Singapore-based pilot clinical trial, the company said last year.

AnuncioColoque una bolsa en el espejo de su automóvil cuando viaje

Trucos de limpieza de coches brillantes que los distribuidores locales desearían que no supieras

'Made these girls feel humiliated': Parents voice anger over female students' altered yearbook photos at Florida high school

A Florida high school is facing criticism from students and parents after a teacher edited girls' yearbook photos to add more clothing.


Savory and Sweet: Meet the Gotliffes!

Over the next several weeks, we’ll be introducing you to the 2018 Taste for a Cure Chef’s Gala culinary team!

Let’s start with quite the dynamic husband-and-wife duo. Chef and farmer Blake Gotliffe – along with his wife, Megan Gotliffe, the pastry chef behind I Do Cakes – started Under the Oak Farm in the spring of 2015. This small, 3,000-square-foot, sustainable farm is tucked away behind their home, in a quiet neighborhood in the charming town of Clayton.

The culinary couple has been cooking in the Triangle area for five years. Blake honed the majority of his craft at Standard Foods, a restaurant/grocery just outside downtown Raleigh. During his two years there, he had the privilege of learning from talents like James Beard nominee Chef Scott Crawford, Chef Eric Montagne and Butcher Jeremy Hardcastle. Shortly after starting the farm, out of necessity for preservation, Blake started developing some fantastic recipes for both fermented and vinegar pickles that are now available for purchase via retail, wholesale and online. Blake’s passion for growing beautiful, nutritious produce is matched only by his desire to handle that ingredient with the upmost respect and care.

Megan, most recently of The Umstead Hotel in Cary, was also the pastry chef of Mandolin, an upscale, Southern-inspired restaurant in the Five Points area of Raleigh. Following her true passion, she created I Do Cakes, a custom cake shop for all occasions.

As a team, they strive to create an unforgettable dining experience for you and your loved ones, whether they are at your home, in a local venue or under the big oak tree 20 feet from their garden.


Middle of Somewhere

I have always thought of the North Carolina Piedmont, where I grew up, as the state’s under-appreciated middle child. Its 18th-century mill towns and cities—Durham, Chapel Hill, Charlotte—are sandwiched in the center between the more famous mountains, home to ever-funky Asheville, and the gorgeous coastal plains, with its beaches and dunes and fancy houses on the Outer Banks.

I was raised in the booming state capital of Raleigh, a city that sprawls outward from old streets lined with oaks and lacy Victorian porches. When I was young, those who came through the area usually had practical reasons: government careers, a stop at the area’s top-tier universities, a job in one of the glassy sci-tech engineering complexes. Savvy tourists headed for the rest of the state, if not to Charleston or Atlanta. The culinary hallmarks of plain-Jane Piedmont were straightforward fare, like barbecue, pimento cheese, and slaw-topped hot dogs. Recently, though, I’ve watched Piedmont become one of the South’s most exciting places to eat, partially because so few people have been paying attention.

“There’s a vibrancy to the food scene here because we are less afraid of messing up or stepping out of line,” says April McGreger, the founder of Farmer’s Daughter Brand pickles and preserves, all made by hand in the artsy community of Hillsborough. A former pastry chef under Andrea Reusing at Lantern in Chapel Hill (once the only contemporary restaurant known outside the region), McGreger notes a distinct difference between Piedmont cooking and the cuisine in Louisiana or her native Mississippi, where food with a developed storyline has long been a draw. There is “less clinging to tradition,” she observes, drawing a comparison to the Piedmont-style blues of the early 20th century, a blend of fingerpicking and ragtime rhythms. “No one cares that we are doing it ‘right’ they just care that we are doing it ‘good.'”

Like McGreger’s fig and muscadine grape jam (both fruits that flourish in Piedmont’s flower-filled backyards) or pickled sweet-potato greens (grown on a farm tended by Burmese refugees), the best things from the region tend to tease deliciousness from a loose intersection of custom, discovery, and craft.

Near the tiny town of Pittsboro (pop. 3,700, home of the North Carolina Zen Center), Chicken Bridge Bakery makes wood-fired, yeasted cornbreads and sourdough from locally milled flour. In even smaller Saxapahaw—a revitalized riverfront village with a hippie-meets-hipster vibe—Left Bank Butchery sells pho made with beef from local cattle and ciccioli with pork rinds that is Italian in lineage but Carolina in spirit. At Raleigh’s Garland, one of many new restaurants in that city’s once-dead downtown, chef Cheetie Kumar blends her Indian heritage with her Southern surroundings in dishes like ghee-griddled corn-and-poblano cakes topped with a tandoor-onion compote and a roasted tomato vinaigrette.

A bartender at Poole’s Diner in Raleigh Anige Mosier

“It’s not ‘down home’ Southern, but more of what we think of as N.C. cooking today,” says former Umstead Hotel chef Scott Crawford, who notes that the region has long been one of the South’s most progressive areas. When he opens Nash Tavern in Raleigh next year, he’ll fry collard croquettes, serve mussels with ham bone broth, and bake a modified chocolate chess pie dressed with crumbles of crunchy masa.

The marvel here isn’t that Crawford gets his chocolate around the corner, but that his collards are still grown nearby. “We are in the middle of such agricultural diversity,” says James Beard Award-winning chef Ashley Christensen, a Piedmont native who opened Poole’s Diner in Raleigh in 2007. Her perch near the center of the state means she cooks with both foraged goods from the foggy foothills and still-wriggling seafood from the nearby coast.

The region’s real appeal lies in homespun operations like Heritage Food & Drink in Waxhaw, a still-rural community that lured veteran Charlotte chef Paul Verica nearly two years ago. Having renovated a “little mom and pop” lunch counter on Main Street, he can now cook exactly what he wants, be it English peas and country ham in clarified potlikker, Korean-style beef with ponzu and North Carolina peanuts, or, because why not, good ol’ pulled pork and pimento cheese.


Ver el vídeo: One of Raleighs most anticipated restaurants, Scott Crawfords Jolie, opens this weekend (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Mezilkis

    ))))))))))))))))))) es incomparable

  2. Kazilkree

    Internet se deletrea con una letra mayúscula dentro de una oración, si es así.Y los centésimas no están con un período, sino con una coma. Este es el estándar. Y así que no todo está mal, ¡muy bien!

  3. Leathlobhair

    Por supuesto, pido disculpas, también me gustaría expresar mi opinión.

  4. Chowilawu

    Seguramente tiene razón

  5. Marc

    de ningún modo

  6. Fanuco

    Cosa impresionante, miré, aconsejo a todos ...

  7. Togami

    Le sugiero que visite el sitio donde hay muchos artículos sobre el tema.



Escribe un mensaje